La Medicina Interna es una especialidad médica que se dedica al estudio, diagnóstico y tratamiento de las enfermedades propias del adulto. La Medicina Interna abarca las llamadas enfermedades internas que no ameritan un tratamiento con cirugía y se relaciona directamente con las siguientes especialidades:

  • Cardiología
  • Oncología
  • Dermatología
  • Geriatría
  • Endocrinología
  • Gastroenterología
  • Inmunología
  • Alergología
  • Hematología
  • Medicina General Ambulatoria
  • Neumología
  • Neurología
  • Reumatología
  • Geriatría
  • Nefrología

La medicina interna ofrece una visión amplia del paciente enfermo como un todo, ya que integra las distintas subespecialidades, el especialista en esta área es el médico de cabecera que puede acompañar al paciente a lo largo de su vida, desde la adolescencia hasta la ancianidad, preparándolo cuando requiere de un tratamiento quirúrgico, tanto de forma ambulatoria ante trastornos de la salud que no comprometan la vida como durante la hospitalización cuando el paciente amerite cuidados especiales. Muchas veces el internista es el médico de todo el grupo familiar.